11 de noviembre de 2014 –

Saliendo de Estelí nos esperaban 70 km para nuestro  próximo destino: Somoto, de quién no sabíamos nada, excepto que nos iba a recibir Virginie de couchsurfing, bióloga canadiense que trabaja por allí en un proyecto de agroecología.

2014-11-11 12.14

En el camino paradas fueron necesarias para descansar e hidratarse por lo que aprovechamos un pozo que estaba en el camino oportunamente.

En otra parada esta vez para comer algo, estábamos acompañados por la televisión en horario de informativo del mediodía. Casi nos cae mal lo ingerido. Hubo un accidente y no solo filmaban a centímetros como arrastraban a un fallecido mostrando tripas y demás entrañas sino que a uno que estaba muy mal, con la cara llena de sangre le estaban haciendo preguntas! La gente por supuesto reaccionaba horrorizada (no porque lo estaban mostrando en vivo y directo) pero no sacaban sus ojos pegados a la pantallita.

Somoto es una ciudad del norte de Nicaragua, frontera con Honduras y tiene una población de 35.000 habitantes

Llegando a la ciudad y según las coordenadas que teníamos (9 cuadras al sur del centro de salud, al lado de una farmacia) tratamos de ir encontrando nuestro futuro hogar.

_DSC5798 copia

2014-11-14 15.44

Sandino siempre presente en toda Nicaragua

Después de más preguntas que cuadras andadas, llegamos.

Virginie nos recibió muy abiertamente, y ya de entrada su sentido de humor hizo que nos fuéramos entendiendo rápidamente.

Por la noche había una comida con sus amigos: Lisbeth de Bélgica (que había vivido un año en Uruguay), Rosbe Lu de Nicaragua, Mirlande de Haití, Natalie de Canadá y Julio de España.

Montadas

Luego fuimos todos juntos a ver la celebración del día de la creación del departamento de Madriz al cual pertenece Somoto (separándose de Nueva Segovia), que como todo 11 de noviembre por allí, termina en  “montadas” en la plaza de toros.

Llegamos al lugar  con la función ya comenzada, no cabía un alfiler y nos acomodamos  como pudimos.

IMG-20141113-WA0001 copia

de izq. a derecha: Mirlande, Lisbeth, Rosbe Lu, Virginie, Mariana y yo. (Julio fue el fotógrafo)

La gente muy entusiasmada con el espectáculo, cuanto más alto el toro llevaba al jinete más aplausos venía de la tribuna. Yo (Mariana) no pude disfrutar de eso, me quedaba pensando solo en el dolor del toro de tener sus genitales amarrados para que tengan más rabia.

Estas son algunas de las fotos de dicha noche

_DSC5713 copia

_DSC5727 copia

_DSC5715 copia

_DSC5704 copia

_DSC5772 copia1

_DSC5738 copia2

_DSC5758 copia

_DSC5757 copia

Los niños de los mas atentos

_DSC5708 copia

_DSC5779 copia

_DSC5780 copia

Salidas, charlas, historias

Al día siguiente, fuimos todos a una piscina a refrescarnos un poco.

De pasada estaba el estadio del club local.

2014-11-16 13.16

Un lugar muy bonito y bien cuidado. Nos llamó la atención que estuviera sin gente, ya que el calor era importante.

2014-11-16 14.34

Cuando le pregunte al cuidador porque no había gente me dijo medio en broma (medio en serio) que no dejaban entrar a cualquiera, pero nosotros extranjeros éramos de otra “clase”. Automáticamente a la agradable sensación de estar disfrutando tranquilamente de ese lugar una pena se instaló conmigo (Quique). La colonización ya pasó, pero todavía la tenemos adentro y no es fácil de sacárnosla.

De regreso, una imágen tipica de cualquier lado

2014-11-16 15.28

Con otra de las amistades de Virginie, Nathalie  compartimos buenas conversaciones.  Una de ellas dio lugar a este relato: http://acercandomundos.com/un-genero-de-distancia/

También compartimos tiempo, comidas y un paseo a Ocotal ciudad cercana, con Virginie y Magali, canadiense también que trabaja por la zona. Magali es celíaca y tuvo que aguantarme a mí (Quique) ofrecerle a cada rato comidas con harina, no por gusto (aunque pareciera) por distraído nomás.

2014-11-13 20.32

Magali, Virginie y Mariana

Mas de la ciudad de Somoto

_DSC5801 copia

_DSC5804 copia

_DSC5802 copia

2014-11-18 18.07

“El machismo mata, empobrece y embrutece”

_DSC5796 copia

“Devedores” u otro tipo de “clearing”.

Burros

Somoto es cuna de cantantes y artistas de Nicaragua, entre ellos los hermanos Luis Enrique y Carlos Mejía Godoy que se han destacado en el ámbito de la música tradicional nicaragüense y trova a nivel mundial.

Se la conocía como la ciudad de los burros, porque estos abundaban en las calles y en el campo. Dicen que a veces eran regalados de tantos que había.

vendedor-de-madera-de-cacaoli copia

Una canción fue hecha por uno de estos íconos de la música nicaragüense y latinoamericana, Carlos Mejía.

Cañón

Uno de los atractivos turísticos más importantes en Nicaragua es el Cañón de Somoto, una de las formaciones rocosas más antiguas de Centroamérica.

Está estampado en el billete de 50 córdobas.

1284699671_billetes-de-50- copia

Se encuentra a unos 15 kilómetros al Oeste de la ciudad estas asombrosas columnas de piedra que son producto de una falla geológica abierta, combinada con la acción erosiva del agua.

Aunque no pudimos ir, les dejamos algunas fotos del lugar:

images (1)

download

images (2)

Susto

Una noche caminábamos tranquilamente con Magali y Virginie rumbo a su casa. Callecitas de adoquines, noche cerrada y sin un alma en la vuelta. Mientras conversábamos  veo de reojo alguien caminando algunos metros atrás pero como tantas veces no preste mayor atención. A los segundos veo que se acerca a mi lado y se pone adelante.  Paramos.

 Le pregunto _ ¿Qué pasa, algún problema?

_ Sí, me contesta y saca un machete (facón).

Miles de pensamientos me pasaron por la cabeza en un segundo, desde reaccionar, no hacer nada, y cosas peores. Tratamos de mantener la calma. Nos pidió dinero para tomar “guaro” (aguardiente). Le dimos una botella con un resto de ron pero no era suficiente. Entonces saque 100 córdobas (4 usd) y se lo di. Ahí cambió su actitud, se mostró agradecido, nos dio la mano amablemente y nos dijo que ellos nos iban a cuidar mientras se iba yendo.  Mezcla de sentimientos quedaron en nosotros. Rabia, pena, alivio, miedo, impotencia, solidaridad con esa persona y su situación que lo llevó a eso.

Palacagüina

Antes de llegar a la ciudad, cuando estábamos en Estelí y no sabíamos el camino a seguir, mientras mirábamos el mapa hubo un nombre que me sorprendió. “Palacagüina”. Conocía por la canción interpretada por León Gieco “El cristo de Palacagüina” pero ni idea que había una ciudad llamada así. Y como estaba cerca de Somoto fue uno de los motivos de por qué elegimos ir en esa dirección.

Estando en la casa de Virginie, llega un muchacho que trabaja con ella. Su nombre es Túpac. Nos ponemos a conversar y resulta que es de Palacagüina! Le dije de las ganas de conocer allí e inmediatamente nos invitó a su casa.

Al día siguiente salimos por la mañana en las bicis, 20 km de carretera esperaban ansiosos que los cruzáramos.

2014-11-17 13.28

Luego de hora y media estábamos en la plaza central.

Una iguana gigante nos observaba de la vereda de enfrente.

A los pocos minutos llega Túpac y fuimos hasta su casa.

20141118_065336 copia

Una taza café de bienvenida y jarras de hospitalidad nos brindaron desde que pisamos su casa.

Túpac y Elizabeth nos acompañaron una vuelta por la ciudad y nos contaron algo de su historia.

20141118_091739 copia

La estatua que está en la plaza central corresponde a Miguel Ángel Ortez,  General del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (ESDN), cayó combatiendo a los marines yanquis en el ataque sandinista al cuartel de Palacagüina en 1931. Fue el general más joven del mundo a sus 21 años. Tenía apenas 24 cuando una bala le quito el aliento.

2014-11-18 09.16 copia

En su honor fue que Carlos Mejía Godoy hizo la canción “Cristo de Palacaguina”  que fue la que nos llevó hasta allí.

(version: Chavela Vargas)

Tambiém pasamos por el museo local, donde Cristian Briones nos contó con mucho entusiasmo y conocimiento historias locales.

20141118_091217 copia

Visitamos la iglesia, de las más antiguas de América. Se levantó en 1552!

20141118_085127 copia

Fueron horas de muy agradables charlas con toda la familia. El padre de Túpac, Ramón,  nos contó de los nombres fuertes, marcantes que algunos en la familia llevan (Túpac, Fidel, Azteca) y hacen honor.  También que por allí fue fuerte el accionar de los “contra” en la década del 80, poniendo bombas en puentes, quemando plantaciones, etc.

Su esposa Mariana y madre de Túpac, trabaja haciendo “piñatas” que a diferencia de las que conocía no son globos, sino muñecos de dibujos animados y lleva un proceso bastante trabajoso.

20141118_062038 copia

Pero esa es solo una de las muchas tareas que ha realizado. Ha sabido criar a sus hijos con amor, trabajo, darles raíces y alas.  Cuando chicos, se levantaban a las 3 de la mañana a vender café y diarios por el barrio. Hoy trabajan, estudian, saben de dónde vienen y apuntan al cielo.

Fidel, hermano de Túpac, es licenciado en enfermería y con tan solo sus 24 años tiene bien clara su misión en este viaje. “Hay que sacrificar horas de sueño para cumplir los sueños” dijo y lo anote.

Su hermanita Sioux Citlali, con algunos problemitas cardiacos importantes de salud, ha salido adelante gracias a su familia (Doña Mariana nos contó que durante el huracán  Mitch en 1998, Sioux tuvo una crisis fuerte de salud y junto con la pequeña necesitaban ir hasta la capital, pero los buses ya no cruzaban muchas carreteras.  Consiguieron dificultosamente uno pero en el camino la tormenta se había llevado parte de la carretera. Eso no fue impedimento para las dos, que cruzaron con cuerdas para llegar hasta el otro lado y seguir rumbo al hospital de Managua, todas sucias pero con la hija en las manos de los doctores)  y su entereza. Hoy en día es una muy buena bailarina por lo que me comentaron y llena de proyectos.

También Elizabeth (compañera de Túpac) fue muy querida, de corazón grande se interesó en todo momento en conocernos y en que estemos cómodos. Y por si fuera poco, cuando nos íbamos le regaló a Mariana un par de caravanas (pendientes, aros) que van a quedar como un lazo, una alianza con esta querida familia.

20141118_083332 copia

También conocimos Sitshicol, su hermosa hija que hace poco cumplió un año.

11024961_354495644757259_1894242509_o copia

Despedida

Y nos tocó seguir rumbo a Honduras, con entusiasmos, interrogantes y algunos miedos que fuimos cargando últimamente con todas las cosas que nos habían dicho de los robos (por decir lo menos), la policía, las maras y el incidente reciente. Pero también siempre iban (y van) con nosotros, la confianza en el camino, la fe en el destino.

Nos fuimos de Nicaragua, pero algo nuestro no pasó, no cruzó la frontera, se quedó allí esperando que regresemos para volver a encontrarse con nosotros mismos y sentir (sin entender) que estamos en casa, enteros, en ese pedazo de tierra tan lleno de aire, afectos y recuerdos.

2014-11-17 13.24

Facebook Comments