14 de enero de 2015 – (Guatemala)

Ubicación mapa: punto 65

Luego de 35 km de pura subida (sin un metro de tregua horizontal) y horas de exhaustivo esfuerzo, vimos  al fin, los primeros adoquines que nos indicaban que habíamos llegado a Antigua, la ex Santiago de los Caballeros de Guatemala. En mi primera impresión me vino a la memoria Colonia del Sacramento, aunque luego iba a ver que era mucho más grande, diversa y desigual.

_DSC7172

Con Byron

Calles empedradas, casas coloniales, bares, restaurantes, turistas de todas partes mezclados con antigüeños e indígenas y rodeada de volcanes. Ese aire de paseo nos hizo bajar la guardia, aflojar las defensas que ya las teníamos incorporadas desde hace un tiempo al pasar por lugares nada turísticos, donde el peligro parecía acechar agazapado a la vuelta de algunas esquinas.

Eran las primeras horas de la tarde y para descansar y esperar a Selvin (el contacto que teníamos) resolvimos ir hasta el parque (plaza) central. Algo de Internet conseguimos allí y pudimos comunicarnos con él, que nos avisó que llegaría de tardecita. Para hacer tiempo y dinero, se nos ocurrió ponernos a vender algunas de las postales que llevábamos con nosotros, por lo que pusimos la bandera uruguaya de manta y las fotos a la espera.

2015-01-10 16.47.58

Enseguida se llenó de curiosos, queriendo saber de dónde veníamos y cuanto costaban las fotos. Cuando parecía que íbamos a hacer unos quetzales interesantes (moneda Guatemalteca)  entre los interesados surge una policía que nos dice que no se puede vender cosas en la calle sin autorización. Cinco minutos duro el proyecto emprendedor. Guardamos nuestros activos, y nos sentamos a esperar nuestro anfitrión mientras veíamos la vida pasar, colorida, musical, vibrante, alegre, trabajadora, sacrificada. Iba a ser un punto de referencia en los días siguientes, un lugar  para respirar antigua y adentrar un poquito en su cotidianidad.

Ya estaba cayendo la noche, al tiempo que el hambre y el cansancio aumentaban cuando al ver nuestras bicicletas, se nos acerca y presenta Selvin muy animado junto a su hermano Max y sus compañeros de maratonas.

Ellos son amigos de la “tica” Carol  y  del “guanaco” Fernando, primeros eslabones con que se formó esta cadena de contactos y luego muy lindos amigos de Centroamérica.

¡Por suerte íbamos a descansar!-, pensamos aliviados. Pero enseguida nos dimos cuenta que aún no era el momento; íbamos a quedarnos  en una casa  a una hora de caminata de allí! Aunque el conocer otras personas y la generosidad de las mismas compensa sobremanera estas “incomodidades”, en momentos como estos, luego de horas de bicicleta, soñábamos con una cama, un baño y no teníamos muchas ganas de hacer sociales y menos caminar. Pero de eso se trata cuando nos disponemos a los encuentros, los “yoes” quedan un poco de lado,  aprendemos a aceptar y abrazar los andares que nos tocan, a dejar a un lado las propias necesidades.

De todas formas charla va, historia viene,  pasó rápido la hora de caminata llevando las bicis cargadas  y cuando nos dimos cuenta, había terminado las calle adoquinada, habíamos llegado al municipio de Jocotenango (en náhuatl: Jocote es una fruta agridulce, nango: lugar de).

Jocotenango

Un “Jocote” gigante, con la Iglesia de fondo. foto:http://www.deguate.com/municipios/media/Sacatepequez_/Jocotenango.jpg

Allí es la tierra del cantante Ricardo Arjona. Y también de Rosillo, amiga de Selvin que nos iba albergar esa noche. Nos contaba que hoy en día son pocos los antigüeños que viven en la ciudad, ya que casi todos vendieron sus casas a extranjeros y se fueran vivir a las afueras del pueblo.

Vimos una cantidad grande de escuelas de español en Antigua. Son más de 80 en la ciudad, contribuyendo a que la población flotante llegue a casi 10 mil extranjeros.

Llegamos a su casa y por fin a descansar!! No. Era la previa a una carrera de 11 y 22 km subiendo al volcán de agua y la idea era juntarse con varios corredores para confraternizar antes del evento, por lo que no bien llegamos con un resto de aliento, ya estábamos saliendo en busca de un bar.

10896833_10200213162569048_8484328725034593051_n

Además de nosotros, Bárbara y Brenda iban también se quedaban esa noche en la casa de Rosillo, por lo que éramos seis. Y para llegar al bar, en una increíble jugada de tetris nos metimos todos en un tuk tuk!   

_DSC7631

tuk tuk

Ahí conocimos a varios de los corredores, entre ellos a los integrantes del grupo “Lucianos” en el que participa Selvin, quien con Juan (favorito para la de mañana) participan en carreras de 100km!!!

10660187_917359154962045_5398578404246030287_n

Ya de vuelta a la casa, tarde en la noche, después de haber arrancado a las 6 de la mañana y haber pedaleado más de 5 horas   en subida, caminado otra hora y todo el día en la vuelta, con el hilito de energía que nos quedaba ya no sabíamos si queríamos antes el baño o la cama. Como nuestro estado no era el mejor para acostarnos, fuimos por el baño;  pero como a lo helada que estaba la noche se sumó lo congelante del agua, pude con gran esfuerzo hacerla llegar solamente a las partes más urgentes.

5:30 am y ya estábamos de pie.

_DSC7179

El Volcán de agua amaneció esperándonos

Nos dirigimos hacia Santa María de Jesús, un municipio ubicado en las faldas del volcán de agua a tan solo 10 km de Antigua. Su población es indígena K´akchikel (se denominan según su lengua).

2015-01-11 07.50.10

2015-01-11 07.52.02

10923453_917354058295888_1708618177991089450_n

La carrera comenzó a las 8 a.m. Luego de la largada nos dirigimos cortando camino hacia la mitad del volcán de agua, para desde allí dar “apoyo” al resto del grupo “Lucianos” que estaba corriendo. El apoyo consiste en entregar agua mineral con limón y sal, alguna gatorade, chocolates, naranja con sal, y el imprescindible alimento para el espíritu: aliento.  Pero el apoyo también se da a otros corredores, ya que más allá de la competición, la solidaridad no corre atrás; más allá de lo grupal, la comunidad es fundamental.

2015-01-11 08.02.55

2015-01-11 08.08.43

2015-01-11 08.20.07

2015-01-11 09.07.55

_DSC7193

_DSC7198

Con Selvin y Max

Con 2 horas y 29 minutos, la carrera de 22 km (11 subiendo al volcán) la ganó Juan!

Juan, de una muy humilde familia y base importante de su entrenamiento viene de su sacrificado trabajo subiendo y bajando montañas con leña a cuestas. Su dedicación, compromiso y la ayuda del grupo Lucianos lo están llevando a ser uno de los mejores corredores de larga distancia de la región.

_DSC7202

con Juan

A la vuelta, ya de tardecita, luego de ir a levantar nuestras bicicletas-casas a lo de Rosilio y despedirnos, fuimos hasta Antigua soñando despiertos con una ducha de agua caliente (ya que por la altura, de noche hace frío). Conseguimos un hostal por 10 usd c/u con desayuno incluido, que para allí era muy buen precio.

Fueron tres días de descanso y recuperación ya que por primera vez en seis meses, luego de miles de kilómetros de comidas callejeras y aguas de la canilla (grifo/pluma/chorro) mi estómago se dio cuenta que era hora de pedir atención especial y no aceptaba otra cosa que agua mineral con limón y alguna comida livianita sin salsas ni picantes.

También volvimos hacer vida de turista, a caminar por las calles tanto de día como de noche tranquilamente (mezclándonos entre los muchos extranjeros que allí pululan), sin ser nosotros el centro de atención o los “raros” que viajan en bicicleta.  Aprovechamos para ir conociendo la atmósfera, descubriendo rincones de esta tan interesante cuidad mientras esperábamos la  visita de mis padres desde Uruguay.

_DSC7489

_DSC7498

Ruinas

_DSC8145 copy

Casa de luto

Nos contaron que se acostumbra poner un moño negro cuando muere un adulto, y blanco cuando el que se va es un niño o una niña. Es una forma de dar a conocer a la comunidad el dolor y la pena por la que pasa la familia, y dar la bienvenida a quienes pasen a ofrecer sus condolencias.

_DSC8140

Los tradicionales “camiones”

Y llegó el día en que llegaban!

DSC06979

Luis y Maria

Fuimos temprano esperarlos al hotel donde íbamos  a pasar los próximos días. Si faltaba algo para sentirnos de “vacaciones” era estar en un lugar así.

_DSC7584

Un paréntesis a las dormidas en carpa, una suspensión momentánea a las noches en las estaciones de bomberos, una “hasta dentro de tres semanas” a las bicicletas.

Llegaron y fue una alegría volverlos a ver luego de medio año lejos. También con Mariana nos hizo muy bien vernos con ropa “nueva” ya que no nos habíamos dado cuenta de cuanto estábamos cansados de vernos todos los días, con las mismas 4 o 5 camisetas, 2 shorts y un pantalón.

20150116_230239

El hecho de tener dos personas más para conversar, tener otras opiniones y visiones para intercambiar también nos hizo bien y nos dio aire, ya que el convivir 24 hs en pareja durante muchos meses seguidos no es moco de pavo.

20150116_133504

En el mismo día salimos a celebrar esta fecha que al fin rindió muchas conmemoraciones: la llegada de Luis y María y sus 34 años de casados, nuestro 6 meses en la carretera y durante la tarde llegó la noticia desde Brasil que mi sobrina Beatriz había nacido! Qué lindo 16 de enero!

_DSC7286

Caminar por las calles de Antigua es siempre un viaje por el tiempo. Una ciudad del siglo XVI, destruida por varios terremotos y que increíblemente sigue con algunos vestigios de sus ruinas. Entre 1541 y 1776  fue la tercera capital del reino de Guatemala (ese reino incluía los actuales El Salvador, Honduras, Belice, Nicaragua, Costa Rica y Chiapas), que luego fue trasladada a la actual Ciudad de Guatemala como consecuencia  del desastre provocado por terrible terremoto de 1776.

La ciudad está dispuesta en forma de tablero de ajedrez, basada en la tendencia del Renacimiento Italiano predominante en los siglos en la que fue construida. Y en el centro del tablero está el Parque Central de Antigua, local de encuentro de los locales y turistas.

Donde nos llamaba la atención el color de las ropas de las guatemaltecas. Siempre con colores vivos y bordados a mano, llenos de significaciones e historia, lo llevan las mujeres mientras venden sus preciados tejidos, siempre con sus hijos a cuestas. Los más grandes ayudan a cargar los productos mientras los chiquitos van en el cargador en la espalda, mirando todo en su alrededor.

_DSC7443

La fuente de las sirenas es el atractivo del parque y atrae curiosos por el hecho del agua salir de los senos de las mujeres, tornándose un símbolo de la ciudad.

_DSC8151

Para nosotros ir al parque era obligatorio por lo menos una vez al día para matear y observar las interacciones que se daban allí. Vimos que conviven básicamente tres estamentos: los antigueños, los extranjeros y los indígenas; tres mundos distintos que se relacionan poco entre sí, salvo en lo comercial.

_DSC7446 copy

Además estábamos rodeados de importantes obras arquitectónicas, característica de la ciudad

_DSC7437

La catedral de Santiago

_DSC7749

El Palacio de Ayuntamiento

En el Palacio de Ayuntamiento, hoy son las oficinas de la municipalidad de Antigua Guatemala. Subimos hasta el segundo piso para observar la hermosa vista del  Volcán de Agua, el parque y la catedral.

_DSC7751

_DSC7758

Otra vez el Volcan de agua, siempre vigilando todo.

El Palacio de los capitanes generales, también hoy es usado como sede de oficinas gubernamentales, donde tuvimos la suerte de presenciar un concierto de la orquesta de la ciudad bien abajo de sus arcos.

_DSC8152 - copia

El Palacio de los capitanes generales

_DSC8168 - copia

Y en el lado opuesto de la Catedral esta El Café Condesa es un clásico de la ciudad (a través del libro Antigua vida mía de la chilena Marcela Serrano, conocimos el café y muchos otros rinconcitos que cuenta en la novela. Gracias a  María que nos trajo este libro para leerlo durante la estadía en Antigua).

Lo más intrigante o sugestivo del Café Condesa es que cuentan  que allí vivía una condesa que en ausencia de su marido tuvo una “indiscreción” con el mayordomo. La leyenda dice que cuando el marido se enteró, para ajustar las cuentas, enterró  vivo al mayordomo en una de las paredes de la casa. Lo inquietante fue que en el terremoto de 1974 que afectó toda Guatemala, se derrumbó una pared  y se encontró un esqueleto de pie. “Para curarse en salud, la casa fue exorcizada en 1992”.

DSC07384

DSC07382

En el casaron del café percibimos detalles de la arquitectura antigüeña y española en la ciudad: en la primera las fuentes son adosadas a un muro o pared, ya en la segunda, las fuentes ocupan el centro del jardín.

f

Fuente de Antigua

_DSC8132

Fuente espanola

Después de una caminata por las calles de Antigua imposible no sentir el aroma de café o de cacao que van hipnotizando los olfatos de los pasantes.

_DSC7510

 Con muchas regiones fértiles de gran altitud y buenos suelos volcánicos, Guatemala produce algunos de los mejores cafés y cacao del mundo que exporta por lo que el país es mundialmente reconocido. Con muchas fincas de cafe en la región, estos productos frescos son obligatorios para  saborearlos con tiempo en cualquier  lado de la ciudad.

Uno de nuestros sitios gastronómicos predilectos fue el restaurante SabeRico, que a pesar de ser caro para nuestros bolsillos de viajeros nos conquistó con el ambiente (un casaron antiguo con un patio digno de quedarse todo el día disfrutando de los pájaros y plantas) y con gran variedad de comidas ricas y sanas.

_DSC8115

_DSC7644

Yo (Mariana) como siempre quiero probar algo diferente y delante de un menú lleno de variedades busco la cosa más rara,   encontré – la kombucha! Conocida también como hongo manchuriano u hongo chino, tiene origen asiática y es una bebida fermentada con sabor ácido y  sin ningún parecido con nada que había tomado antes en mi vida.

_DSC7642 - copia

Antes de volver al hotel pasamos también por la Iglesia, Convento y Colegio Compañía de Jesús que estaba aconteciendo la exposición 2 Fantásticos Titanes en homenaje a Julio Cortázar y Bioy Casares.

_DSC7516 - copia

_DSC7530

En la entrada quien nos recibió fue Aníbal, nosotros fuimos a ver la exposición mientras Luis y María se quedaran charlando con el simpático funcionario. Les contaba un poco de cómo era la vida en Guatemala. Sobre la educación de los hijos, por ejemplo, decía que exige una vida austera, pues no es gratuita. Entonces hay que elegir entre hacer sacrificios minimizando gastos  y número de hijos (por ejemplo no tener agua caliente, ni equipo de música, ni TV) o que continúen la vida de sus mayores  como agricultores o artesanos.  Aníbal contaba que para una familia de 6 personas  (sin todos los artefactos eléctricos que nombramos)  debe pagar 75 quetzales de luz mensual, un poco más de 10 dólares. Que para ellos es demasiada plata.

DSC07169 - copia

Por eso vimos en varias casas que durante la noche apagaban la heladera para economizar energía eléctrica y no tenían agua caliente para el baño, mismo en invierno que muchas veces llega a menos de 10 grados la temperatura.

Afuera están las ruinas de la iglesia, adentro las oficinas de la Cooperación Española y también había un café en su bello jardín.

_DSC7538

_DSC7543

20150118_212150

Al salir nos deparamos con esa imagen del atardecer con el volcán de Agua como espectador privilegiado…

_DSC7551

_DSC7548

Ya de vuelta en el hotel, nos estábamos sintiendo como reyes después de meses en la carretera. Una habitación enorme, con aire condicionado, ducha caliente con toallas de algodón suaves (no la nuestra de microfibra de secado rápido, y poco). Y no menos importante, nuestras encomiendas alimenticias: dulce de leche, chocolates, pan de queso, yerba uruguaya, farofa

_DSC7236

1907456_633596870102979_9100926216399883683_n

Imposible ir a Antigua y no pasar por la calle del Arco de Santa Catalina, tarjeta postal de la ciudad. En esta calle durante los fines de semana se ve de todo, marimbas (instrumento típico de la región), macetas de flores y mucha gente, sea vendiendo o paseando.

_DSC7456 - copia
_DSC7730

_DSC7735

_DSC7718

Las famosas “marimbas” :

Allí nos deparamos con un mercado de artesanías enorme. Estábamos los 4 juntos, cuando entramos fue una dispersión… Cada uno para un lado encantados con tantos colores e interesantes cosas juntas en un mismo lugar!

_DSC7244 - copia

_DSC7256

_DSC7263 - copia

Los güipiles (huipiles) o blusas para mujeres son la atracción del mercado. Cada pueblo tiene su propio bordado y tradicionales diseños, ofrecidos para lucir como parte de una indumentaria autóctona. Los turistas que las compren, se llevaran esas hermosas vestimentas aunque sin las cosmologias que en ellas se representan. 

_DSC7271

_DSC7270

Los exvotos en principio nos causaron un cierto espanto por tener dibujos muy fuertes. De a poco fuimos entendiendo de lo que se trataba, pues ilustraba escenas con mucho realismo,  trayendo abajo la explicación. Se trata de una constancia de agradecimiento por un milagro ocurrido, sea con un familiar o conocido.

_DSC7254

Exvoto

_DSC7253

Los quita-penas son una leyenda guatemalteca, la bolsita con las muñequitas chapines. “Si usted tiene un problema, entonces compártalo con un muñequito de las penas antes de ir a la cama. Dígale una pena a cada muñequito, luego colóquelo debajo de su almohada. Mientras usted duerme los muñequitos se llevaran las penas muy lejos.” Así rezan las “instrucciones” que vienen en cada paquete que incluye una de estas célebres figuritas.

_DSC7265 - copia

quitapena

En frente a este mercado estaba unas ruinas con un portón abierto y de lejos se veía muchos carros alegóricos (como los de carnaval). Curiosos entramos y había una fila de carros con imágenes religiosas, de santos y cruces. Se trataba de los preparativos para Semana Santa, fecha muy especial para Antigua donde se hacen procesiones, desfiles y muchos festejos.

_DSC7478 - copia

_DSC7471

Al final de la calle estaba la Iglesia de la Merced con su color amarillo fuerte y su estilo barroco, pronta para recibirnos.

_DSC7486

Iglesia de la Merced

_DSC7711

Por la noche estábamos curiosos para ir a un barcito restaurant Frida Kahlo, toda la temática era de Frida, Diego Rivera, Nuestra Señora de Guadalupe y un mundo mexicano todo para disfrutar. Lo que no podía faltar era el mezcal, un aguardiente del agave fuerte y muy aromática! Mucho picante, guacamole y las tortillas de maíz tampoco faltaron.

_DSC7699

_DSC7674 - copia

_DSC7681

Saliendo unas cuadras de la parte central de Antigua encontramos el Tanque de la Unión (inaugurado en 1853). En la época de la Colonia no todas las casas contaban con un lugar para lavar su ropa, por eso existían lavaderos públicos a donde la gente acudía a realizar esta tarea, y a conversar acerca de lo que pasaba en el reino.

20150118_191556

En este tanque o pila ya es muy poca la gente que todavía llega a lavar, actualmente es más que todo otro lugar turístico y decorativo, pero en los pueblos estos llamados tanques todavía se usan y constituyen un punto de reunión y de comunicación para sus moradores.

Antigua-tanque-la-Union-foto-por-Marlon-Godoy

foto: Marlon Godoy

Último día en Antigua. Fuimos hasta la Iglesia del Hermano Pedro, donde a sus alrededores mujeres en su mayoría vendían telas, bolsos, y otras trabajosas vestimentas elaboradas por ellas mismas.

_DSC7609

Altar con velas al Hermano Pedro, santificado en 1980 y canonizado en 2002 por el Papa Juan Pablo II. También era conocido como el San Francisco de Asís de las Américas.

Una de ellas es Gladys. Nos mostró esta hermosa pieza cargada de significaciones, llamada “sute ceremonial”. Un muchacho se conoce con una muchacha,  y luego debe visitar a la familia de ella para pedir su mano. Si es aceptado, se marca fecha de casamiento para dentro de un año y algunos meses. Tiempo necesario para que ella comience a  bordar su “sute” y lo termine poco antes de la boda. Llegado el día de formalizar y presentar la unión ante Dios y la comunidad, ella debe entregarle el sute a su suegra para que entre a la ceremonia con  ese tejido lleno de colores y sentidos, repleto del tiempo que llevo su hacer, colmada de afecto y tradición.

De paso, aprovechando que mi madre estaba presente, Gladys le dijo a Mariana que debía hacer un sute para entregarle a su suegra. Pero han pasado los meses y todavía no ha empezado la tarea. No se si por el tiempo y la dificultad de hacer o por la formalidad que produce en el querer 😛

_DSC7626

Gladys nos cuenta que es la segunda de ocho hermanos y como su madre no tenía tiempo para enseñarle el oficio del tejer, ella lo aprendió mirando. Es de San Pedro la Laguna, poblado a orillas del impresionante lago Atitlán. Habla español además de su lengua materna que es el K´akchikel. Sin embargo en la conversación nos dijo que era analfabeta, y esas palabras se le hicieron agua en la mirada. Son algunas de las vergüenzas que se internalizan y duelen cuando los dominados pasan a verse con los ojos de los dominantes, a juzgarse con los parámetros que estos últimos consideran legítimos y verdaderos. Los cuales se van metiendo a veces visibles, otras imperceptibles a partir de la escuela, las leyes, los medios de comunicación, etc. Es la conciencia colonizadora que llevamos dentro y necesitamos extirparla.

Analfabeta no es quien no sabe leer ni escribir, sino a quien nunca se le enseño a ello, – pensé para mis adentros, pero no sé porque no le dije. Además Gladys  hablaba dos idiomas, había aprendido a bordar tan complejas y bellísimas prendas simplemente mirando, sabia  manejar perfectamente el dinero y realizar conversiones sin calculadora, y muchísimas cosas más que en un simple encuentro no aparecen. Pero quizás Gladys no sabe que sabe, o tal vez, le enseñaron que sus saberes no valen…

11143498_714300592032606_2941958921849249700_n copy

Arreglando las cosas en el hotel para seguir el viaje, tratando de guardar para otra ocasión las ganas de quedarnos,  escuchamos un estruendo imponente,  parecido con un trueno. Salimos de nuestras habitaciones rápido para ver lo que era… ¡Y una bola roja se ve crecer en el horizonte! Era el Volcán de Fuego dándonos su saludo de “hasta pronto” para nosotros!

_DSC7653

Facebook Comments